20 sept. 2013

IMPÍO


Quizás la falta de fe provoca que muchas veces no alcancemos nuestros sueños.
Cuando nuestro corazón palpita una milésima más rápido de lo habitual y bombardea nuestro cuerpo con un cosquilleo impredecible sabemos que es el momento, y muchas veces lo asociamos al miedo, y no es más que oportunidad de avanzar y crecer profesionalmente y personalmente.
Es sentir el momento, tomar la decisión y continuar hacia adelante.