26 sept. 2012

Lo mejor de Milano Fashion Week.




   Milano se inspira en la cultura asiática para desbordar tranquilidad, equilibrio y sensualidad. Firmas como Padra o Verónica Etro han sucumbido a la firmeza de esta línea, elegante y muy colorida. Perfecta para cualquier ocasión. 
   Trajes estilo kimono o con manjas japonesas son los protagonistas de estas imágenes, Emilio Pucci nos abre las puertas a una combinación de seda con trazos orientales de majestuosos dragones, ¿Se imaginan con un vestido así en un cóctel?





     Los turbantes orientales o étnicos han triunfado de una manera desbordante. Especiales y únicos para darle a nuestro look un toque chic y casual, los pañuelos se imponen en nuestro cabello. Maxmara, Dolce & Gabanna o Fenti han sido los representantes de estos turbantes.


     En cuánto a maquillaje, el Imperio Romano ha dejado claro que el rojo pasión sigue siendo una propuesta segura y acertada. Sexy y poderosa se muestra a la mujer.


   A una de las cosas que no he podido resistirme de esta pasarela es a las pestañas icónicas que han presentado las modelos en los desfiles. Perfectas para resaltar nuestras facciones y darle intensidad a nuestra mirada.

    Además, el Minimalismo ha estado presente en esta colección tan  oriental: sedas, pelos, troquelados, trajes y chaquetas.... Todo un conjunto para dejarse llevar hacia la elegancia italiana.


   Por último, los accesorios una vez más han sido la estrella de los desfiles, Dolce & Gabanna se han inspirado en la cerámica siciliana, el mar, el sol... para dar forma a zapatos y bolsos únicos para nuestros looks. 




    Lo bueno de estos diseñadores es que han pensado en una mujer actual con raíces en una cultura olvidada. Demuestra firmeza, serenidad y seguridad. Con la combinación de estas propuestas tenemos asegurada la comodidad y elegancia para afrontar cualquier situación. 

      En un ambiente laboral, es una cita, compromisos sociales o nuestro día a día.